Consejos útiles sobre la ósmosis inversa. Lo que deberías saber...

Los purificadores de agua por ósmosis

Son los más efectivos a la hora de retirar cualquier elemento disuelto en el agua, es la única manera de retirar la cal, las sales de sodio etc. Obteniendo un agua mas pura incluso partiendo de aguas no potables por la cantidad de minerales disueltos.

Esta especialmente recomendado cuando partimos de un agua muy mineralizada, también en aguas que pudieran contener sustancias indeseables (herbicidas, pesticidas, exceso de nitritos, nitratos, etc.) o simplemente si quiere consumir el agua más pura posible.

Es un proceso físico que se produce cuando dos fluidos con diferente concentración de sólidos disueltos se ponen en contacto, tienden a mezclarse igualando el contenido de sólidos. Si el contacto se realiza a través de una membrana permeable que solo permite el paso de uno de los fluidos, el de menor cantidad de sólidos disueltos se moverá hacia el de mayor contenido, en una determinada cantidad (Presión osmótica) Si invertimos esa presión osmótica presurizando el liquido que más sólidos disueltos contiene, conseguimos lo contrario que el liquido con menor concentración de sólidos atraviese la membrana, dejando al otro lado los sólidos disueltos, obteniendo un agua con menor contenido de cualquier sustancia disuelta.

¿Que es necesario para utilizar la ósmosis?

Presión de suministro  

Para poder conocer la presión de su vivienda hemos creado nuestro comprobador de presión Este accesorio a precio de coste es mas un servicio a nuestros clientes que un articulo de nuestra tienda, y es una forma fácil y rápida de conocer la presión de vuestra instalación.

Para usar la ósmosis inversa debemos conocer la presión del agua de suministro, por que dependiendo de la misma cambia el modelo a instalar, ya que funcionan entre 3 y 5,5 bares de presión. En caso de no llegar a la presión mínima de 3 bar o aun sobrepasando la misma si el suministro padece bajadas de presión como las producidas en pueblos o urbanizaciones  en el verano, al aumentar el consumo por el aumento de población, o las originadas por el grupo de presión que alimente la instalación, deberemos instalar un sistema de ósmosis equipada con bomba que mantendrá el  sistema dentro de la presión adecuada.

Dependiendo de la cantidad de sales del agua de entrada el equipo deberá funcionar a mayor o menor presión dentro de dicho margen. Si nuestra presión esta dentro de estos parámetros, instalaremos una válvula reductora de presión para evitar posibles daños al equipo ante una eventual subida de la presión. Válvula  que regularemos a 4,5 bar de presión máxima que nos servirá para la mayoría de los casos teniendo en cuenta que  para un optimo funcionamiento del equipo debería regularse dependiendo de la conductividad (cantidad de sólidos disueltos) del agua de entrada.

Conexiones necesarias

Será necesaria una toma de la red de agua fría, que normalmente vale la de cualquier grifo de la casa, la medida de conexión estándar que equipan de serie los sistemas de osmosis es de 3/8 de pulgada que corresponde a la medida más usada en los grifos del hogar.

Para la evacuación del agua de rechazo, que lleva todos los desechos del agua purificada será necesario un desagüe. Los equipos se suministran con una toma que se adapta a la mayoría de desagües de fregaderos o lavabos.

Si utilizamos un modelo equipado con bomba de presión, es necesaria una conexión de 220V 50hz. También existe la posibilidad que en caso de instalaciones  con energía solar  alimentar directamente con 24 V c.c.

El agua de rechazo

Por su funcionamiento la osmosis inversa se deshace del los elementos eliminados a través de lo que se denomina agua de rechazo. Estos equipos trabajando con la presión adecuada producen un rechazo que dependiendo del modelo, la salinidad y temperatura del agua de entrada esta en el entorno de 2 o 3 litros de agua de rechazo por cada litro de agua osmotizada producida, en los modelos de producción estándar, y un litro en los modelos de producción directa. Cantidad que puede verse disminuida en los equipos dotados de bomba de presión al funcionar siempre dentro de las presiones recomendadas, e incrementada si desciende de la presión mínima de funcionamiento en los modelos que carezcan de bomba.

A las personas que les preocupe el aumento de consumo de agua por causa del rechazo, hacerles saber que el agua destinada a consumo es muy limitada. El mayor consumo de agua del hogar esta destinada siempre a otros usos, y el aumento de la cantidad de agua consumida para la purificación por ósmosis, en comparación es insignificante. Tambien esta la posibilidad de reutilizar el agua de rechazo como agua para riego de plantas poco exigentes o arboles en el jardín, no en macetas.

En el tema del impacto medio ambiental debemos conocer el consumo de agua oculto en la producción de aguas embotelladas, que en su proceso de fabricación, tanto de envases, como en su transporte, distribución y por su puesto producción, tiene una importante huella de consumo de agua oculto. Sin contar con la derivada del reciclaje de sus envases, que indudablemente consume una gran cantidad de energía, y mas agua.  

Uso con aguas muy duras

En caso de utilizar un equipo de osmosis en aguas con una conductividad superior a 600 ppm (60ºf de dureza) se hace obligado el uso de un sistema de lavado (flushing) de la membrana, para evitar su prematura obstrucción. El sistema de flushing es un accesorio opcional que podéis encontrar en la página de accesorios. Puede ser manual o automático. El flushing automático funciona alimentado a 24 V y actúa durante 18 segundos cada vez que arranca el equipo. Siendo este el mas efectivo, por la frecuencia de lavados. En el lavado manual; nosotros mismos debemos abrir la llave de lavado durante unos minutos, cada cierto tiempo y con el sistema en producción. Con una frecuencia que varia dependiendo de la calidad del agua de entrada. Siendo mas frecuente con aguas muy mineralizadas.

La membrana de ósmosis

La membrana es la parte más importante de un purificador de agua por ósmosis inversa, es la encargada de la separación de elementos disueltos. Por este motivo la calidad de la misma es de suma importancia. No confíe la purificación de su agua potable a cualquier membrana de fabricación asiática.

Duración y cuidados de la membrana de osmosis.

Como orientación la duración de una membrana está entre los dos y los tres años dependiendo de la calidad del agua de entrada, pues son varios los factores que intervienen en la duración de las membranas. Los más importantes son la cantidad de minerales (cal y otras sales) y la cantidad de cloro que llegue a la membrana. Por lo anterior entendemos que es muy importante el buen mantenimiento de los equipos cambiando los filtros con la debida frecuencia, sobre todo en caso de aguas con un exceso de minerales (más de 500 ppm = 50ºf de dureza) o un exceso de cloración, pues el cloro es un gran enemigo de la membrana. Para evitar o paliar las consecuencias del exceso de mineralización o cloro podemos aumentar el proceso de pre tratamiento del agua, antes de entrar en nuestro equipo de ósmosis. En estos casos contáctenos y les orientaremos sobre el pre tratamiento adecuado a su caso (Ver en la parte superior uso con aguas muy duras)

Como aumentar la producción del equipo de ósmosis.

Podemos aumentar la producción de agua de nuestros equipos cambiando el modelo de membrana. La cantidad de agua producida por cada modelo viene expresada por su rendimiento en GPD (galones por día) en la que un Galón equivale a 3,785 litros sirva como ejemplo la membrana de 50 GPD que puede producir (en circunstancias ideales) 189 litros diarios, siendo su producción media normal de unos 110 litros al día.

Este cambio de membrana solo es aconsejable en aguas no demasiado mineralizadas (máximo 600 ppm) en caso de mayor mineralización también debemos instalar una válvula de lavado o flushing de la membrana . Con este mayor arrastre o lavado evitamos un prematuro colmatado de la membrana.

En caso de querer cambiar de modelo de membrana, pera obtener una mayor producción, debemos saber que una mayor producción está condicionada por la presión de funcionamiento. Siendo mayor cuanto más elevada sea la producción de la membrana a utilizar. Como indicativo la presión de funcionamiento para una membrana de 50 GPD empieza en un mínimo de 3 kg/cm2 hasta los 4,5 kg/cm2(dependiendo de la conductividad de entrada). Este dato de la presión suele ser facilitada en la ficha técnica de la membrana, siendo aconsejada una presión adecuada para cada modelo. Presión que debemos aumentar a entre 4 y 5 kg/cm2 de presión para membranas de mayor producción(75 gpd). En caso de no respetarse la presión recomendada de entrada, no solo no veremos un aumento en la producción, además veremos aumentada la cantidad de agua de rechazo.

Protección del equipo de osmosis.

En determinados emplazamientos la presión de suministro puede llegar a ser excesiva Hay momentos puntuales en los que por falta de consumo la presión de suministro se eleva a niveles peligrosos para los equipos. Por lo anterior es conveniente protegerlos de estas sobre presiones con algún tipo de reductor de presión de los que disponemos. Este reductor es el encargado de mantener la presión que ajustemos, dentro de las cifras que os indicamos en el anterior apartado. Normalmente siempre por debajo de 5 kg/cm2.