LOS MÉTODOS ALTERNATIVOS PARA PURIFICAR EL AGUA QUE NO PURIFICAN.

LOS MÉTODOS ALTERNATIVOS PARA PURIFICAR EL AGUA QUE NO PURIFICAN.

En el amplio mundo de la purificación del agua se hacen hueco varios métodos llamémosles alternativos, promovidos para hacer que el agua sea más saludable para el consumo. Para ello se valen de multitud de aparatos en forma de tubos, botellas, cajas metálicas, y un largo etc. de inventos.

Estos métodos han aparecido a la sombra de varias corrientes, y que agrupo dentro de lo que llamo las terapias naturo-alternativas. Estas terapias en definitiva, aprovechan la necesidad real de naturalizar nuestra adulterada forma de  vida, para ofrecernos varios métodos que supuestamente devuelven la salubridad al agua que consumimos. Un agua mal tratada, y desnaturalizada por los químicos añadidos para su potabilización, por las conducciones y por los posibles contaminantes adquiridos que alteran su pureza. Con todo esto está más que justifica la necesidad de esta purificación.

Primero deciros que después de años de estudio sobre el líquido elemento, hay dudas razonables sobre los conocimientos de lo que realmente es el agua. Existen indicios y evidencias que el agua es algo más que H2O. Estas evidencias me hacen pensar en la posible efectividad de alguno de estos métodos, de lo que llamare naturalización del agua, y solo dentro de este cometido; la naturalización. Entendiendo por naturalización el devolver al agua unas supuestas propiedades, que el agua tiene cuando se encuentra libre en la naturaleza. Estas propiedades se dice que las ha perdido, por culpa de la multitud de tratamientos físicos y químicos a los que se ve sometida, para considerarla potable.

El principal motivo de este artículo es diferenciar que la naturalización del agua, no se puede confundir con purificación. A continuación explicare el porqué de esta gran diferencia: Lo que se puede denominar purificación del agua debe realmente aumentar su pureza, retirando o eliminando cualquier sustancia química o no, que altere la pureza de la misma. Partiendo de esa base no podemos denominar como purificación, o pensar que hacen aumentar la pureza del agua cualquier método que no retire los contaminantes del agua.

Los métodos tradicionales de purificar agua

Es un hecho indiscutible la eficacia en la purificación del agua, de sistemas como los que distribuimos en esta página. Esto sin entrar en valoraciones, porque siempre hay los que purifican más o menos. Basan su eficacia en  muchas sustancias inocuas y medios físicos, que realmente retiran los contaminantes del agua. Y lo más importante es que esta efectividad es muy fácilmente demostrable, con sistemas de medición al alcance de todos. Es más, nuestro propio sentido del gusto da fe del buen funcionamiento del purificador de agua.

Los métodos alternativos de purificar o naturalizar el agua.

Estos métodos  basan su efectividad en colores, vibraciones, movimientos del agua, o cualquier otro tipo de técnica que supuestamente hace que el agua sea más natural y saludable. Con este tipo de lo que podemos llamar tratamiento, no se retira ningún contaminante que pueda estar en el agua. Solo se confía en que al devolverle al agua sus propiedades naturales perdidas, anula las posibles sustancias nocivas que pueda contener. Como decíamos en el último hilo del anterior párrafo, ¿cómo sabemos si los métodos de naturalización funcionan? La respuesta a esta pregunta parte de ser un poco subjetiva, por la dificultad de demostrar su eficacia. Esta demostración parece que solo está al alcance de laboratorios con complicadísimos métodos de análisis.

Como dije anteriormente, el agua creo (es mi opinión) que es algo más que H2O. Nunca podemos descartar ni afirmar la acción que alguna de estas terapias pueda ejercer sobre el agua. Lo que queda totalmente claro es que no purifican el agua. Por último y para aumentar la duda sobre la posible mística del agua, aludo a la sabiduría popular que dice: Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

La unión siempre la mejor opción

Si decides hacer uso de alguna técnica de naturalización, lo más coherente es que primero eliminemos los posibles contaminantes. Las técnicas de purificación y naturalización deben ser  complementarias. Siempre será mejor naturalizar el agua que primero ha sido purificada. No podemos pretender por una simple cuestión de lógica, que el agua naturalizada por ese simple hecho este libre de contaminantes. Somos muy libres de elegir como tratamos el agua que vamos a consumir, y esa elección siempre tiene que estar basada tanto en certezas como en conocimientos, nunca solo en nuestras creencias. En el fondo cuando alguien nos cuenta los poderes de algún tipo de naturalizador de agua, y le creemos sin saber la realidad porque no la podemos comprobar, estamos alimentando nuestras creencias.

Salud a todos.