COMO QUITAR EL MAL SABOR DEL AGUA

COMO QUITAR EL MAL SABOR DEL AGUA

Realmente este artículo debería llamarse como devolver al agua su auténtico sabor. Las personas que consumimos agua purificada sabemos de la gran diferencia en el sabor del agua que nos viene de las redes públicas, comparándola con el agua que proporcionan nuestros sistemas de purificación.

Pocos son los paladares que exigen que el agua que beben este a su altura, y muchos los que son capaces de beber cualquier cosa. En este tema que nos ocupa inexplicablemente somos demasiado tolerantes, y no nos damos cuenta que si hay algo importante en la calidad de nuestra alimentación sin duda es la calidad del agua que consumimos y nos hidrata.

Está claro que cuando nuestro paladar nota que el agua nos comunica algún sabor es por la presencia de elementos no deseados que alterando su pureza llegan a alterar también su sabor. En algunos casos estos elementos que comunican el mal sabor al agua son totalmente indeseados y pueden deberse a contaminaciones perjudiciales. Como pueden ser las que se dan en pozos y fuentes de agua cuando algún contaminante altera su pureza. En la mayoría de los casos son los elementos añadidos como el cloro, un mal tratamiento de potabilización o las propias conducciones las que dan mal sabor al agua.

En principio la solución a muchos de los problemas de sabores que presentan nuestras aguas de consumo pasa por la eliminación de aquello que lo produce. Para ello lo diferenciaremos según la causa que provoque el mal sabor del agua, por que de ello depende el sistema que tenemos que aplicar al agua para devolverla su autentico sabor.

Quitar el mal sabor del agua producido por el cloro o conducciones.

Para eliminar el mal sabor del agua en estos casos podemos utilizar cualquier sistema de purificación de agua que cuente con una o varias etapas de carbón activado de buena calidad. No aconsejamos los sistemas que cuenten con una sola etapa de pequeño tamaño pos la corta duración de los mismos, así como los que solo cuenten con una de las etapas de carbón en bloque. Cuando solo utilizamos el carbón en bloque hay muchos sabores que escapan a este filtro, demostrando baja efectividad cuando solo se utiliza este como única etapa de carbón activado.

Quitar el mal sabor del agua por exceso de minerales disueltos.

Son muchos los minerales disueltos que aumentando la salinidad del agua la comunican un sabor que la hace poco agradable como agua de bebida, aparte de lo poco recomendable que es la ingesta de agua con exceso de minerales de forma continuada. Es en estos casos cuando la ósmosis inversa se convierte en nuestro mejor aliado.

Recordemos que la ósmosis es el único sistema capaz de retirar los minerales disueltos en el agua, y que el agua que produce estará en a un nivel de pureza muy alto. Siendo la ósmosis inversa siempre el método de purificación de agua más efectivo y potente de los que podamos utilizar.  Al retirar un gran porcentaje de los minerales disueltos nos ayuda a quitar el mal sabor del agua y cualquier tipo de contaminante que el agua pudiera portar.

Hemos de comentar que la tecnología KDF solo en los cartuchos de la máxima calidad (KDF USA) también mejora las aguas con alta mineralización y en muchos casos es una alternativa a la ósmosis. Esto sin llegar a retirar todos los minerales disueltos.

Mal sabor por exceso de Hierro o Manganeso.

Este exceso principalmente de hierro, puede darse por dos causas. La primera seria la abundancia de hierro o Manganeso en el agua en el lugar de captación. La segunda seria el mal estado de las tuberías, que con su oxidación libera una gran cantidad de hierro en el agua que conducen.

Si el agua tiene una buena calidad, es decir no tiene un exceso de otros minerales y carece de contaminantes indeseados podemos utilizar filtros purificadores de agua que retiren este exceso de hierro o manganeso que comunican el mal sabor al agua. Estos purificadores de agua imprescindiblemente deben utilizar cartuchos con la tecnología KDF y en especial el procedente del mercado americano (KDF USA) por ser el más efectivo retirando los metales del agua. Este filtro ha demostrado una alta eficacia, sin tener que recurrir a la ósmosis inversa.

 En los casos más graves con muy altos contenidos en Hierro o Manganeso esta ósmosis inversa puede ser imprescindible. No conocemos los límites sobre los cuales hay que aplicar la ósmosis inversa, porque depende en gran medida de la concentración de ambos y de la química en particular del agua a tratar.

Mal sabor del agua por contaminación bacteriana.

Este problema suele darse cuando el agua tiene una deficiente depuración, procede de pozos, o esta almacenada en depósitos y aljibes. Las bacterias que lo causan si bien no son patógenas o perjudiciales hacen que el agua presente sabores y/o olores, síntomas que a veces van unidos.

La solución de este problema tiene una doble vertiente. Por un lado necesita ser desinfectada para eliminar las bacterias que producen este mal sabor u olor. Por otro lado el agua necesita ser purificada para devolverla su sabor, y eliminar los compuestos.

La desinfección más que recomendable bajo mi opinión es obligatoria. Cuando un agua tiene cierta cantidad de bacterias que alteran su sabor es muy posible que pueda ser contaminada por bacterias realmente peligrosas para nuestra salud. La solución a esta parte del problema pasa por la utilización de medios de desinfección del agua, como los que podéis encontrar en esta categoría de nuestra tienda: Desinfección del agua.

La segunda parte de la solución a este problema es quitar el mal sabor del agua, y es la misma que se aplicaba en los dos primeros supuestos que describimos en este artículo. Podemos aplicar tanto sistemas purificadores basados en la filtración como la purificación por ósmosis. Esta última es más recomendable por ser una barrera que las bacterias no pueden pasar, aunque siempre será necesaria una desinfección previa.

Salud a todos.

Etiquetas: mal sabor del agua