CUANDO CAMBIAR LA MEMBRANA DE OSMOSIS

CUANDO CAMBIAR LA MEMBRANA DE OSMOSIS

Casi todas las personas que poseen un equipo de ósmosis inversa, y se preocupan por el buen funcionamiento de sus equipos piensan que mientras el agua tenga buen sabor, o produzca un agua con los TDS aceptables su equipo funciona correctamente. Esto está motivado por que el contenido en sólidos disueltos (TDS) de salida del agua del equipo es uno de los principales indicadores del correcto funcionamiento del sistema de ósmosis.  Pese a ser cierto este no es el único parámetro que nos indica que debemos cambiar la membrana de nuestro equipo.

Repasaremos los motivos y los síntomas que nos indican que es necesario o aconsejable  el cambio de la membrana, para poder sacar conclusiones sobre su eficiencia:

-          El tiempo de uso: Como norma general en aguas con una dureza moderada, y bien depuradas (pocos sedimentos) el cambio de la membrana se efectuara cada tres años. En aguas que arrastren  sedimentos por una deficiente depuración o tengan un exceso de cal y sales disueltas (más de 500 ppm) este cambio puede ser necesario en un tiempo menor, sobre todo en equipos de ósmosis que no equipen válvula de lavado de la membrana o flushing. Recordar que este importante accesorio nos permite alargar la eficiencia de la membrana al arrastrar las impurezas que pueden colmatarla prematuramente.

-          La alteración en la calidad del agua: Cuando el agua de salida del equipo presente una conductividad (TDS) superior al 20% con respecto al agua de entrada al sistema de ósmosis. Esto anterior no se puede medir bien en los equipos que lleven filtro alcalinizante o remineralizador, y hay que medirlo a la salida de la membrana.

-          Poca producción: Este parámetro es el menos conocido, y por ello el que menos se tiene en cuenta, ya que su medición requiere desconectar el desagüe y medir el agua que rechaza con respecto a la que produce, y es el que está más directamente relacionado con lo que se puede denominar eficiencia. Cuando hablamos de eficiencia en la producción es porque la membrana al estar colmatada puede tener una escasa producción, mientras esta derrochando agua como si produjera normalmente. Esto produciendo agua con unos niveles de TDS dentro del 20% del agua de entrada.

La poca producción pasa desapercibida en equipos que se utilizan poco, o a los que se les demanda poca cantidad de agua, al tener siempre agua preparada y no agotar el depósito no notamos el tiempo que tarda el equipo en volver a llenarlo.  La falta de eficiencia por poca producción nos eleva la factura del agua al derrochar una gran cantidad por el agua de rechazo. Hemos de saber que el equipo cuando está en producción siempre rechaza la misma agua, independientemente de la cantidad que produzca. Esta escasa producción nos puede hacer gastar tal cantidad de agua, que puede superar con mucho el importe de una membrana en solo un mes, dependiendo del agua que se demande al equipo de ósmosis. El mal funcionamiento de la membrana no debe pasar desapercibido cuando se realizan los mantenimientos adecuadamente, y se comprueba el agua que produce el equipo, simplemente cerrando el depósito y midiendo la cantidad de agua que produce directamente, en la salida del grifo.

Etiquetas: membrana osmosis cambio

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Escribir Texto