CUÁL ES EL MEJOR SISTEMA PURIFICADOR DE AGUA.

CUÁL ES EL MEJOR SISTEMA PURIFICADOR DE AGUA.

Esta entrada pretende despejar dudas sobre esta pregunta, muy consultada por nuestros clientes.

La respuesta es sencilla: Los sistemas de ósmosis inversa. Lo que es más complicado es explicar porque es el sistema que logra la mayor purificación, y las diferencias con los purificadores de agua por filtración.

Los sistemas purificadores de agua basados en la filtración, tienen su poder purificador en la capacidad de retención o transformación de las sustancias disueltas. No efectúan una separación de los elementos, que lleve a la casi eliminación de todos los que el agua tiene en disolución. Pese a ser muy eficaces con muchos tipos de contaminantes, nunca podrán alcanzar los niveles de la ósmosis, por ser distintos los métodos que utiliza esta última para efectuar la purificación. Un buen sistema de purificación por filtración, es tan efectivo que es capaz de retener incluso los metales pesados con la ayuda de la tecnología KDF. Con sus etapas de carbón activado llega a hacer transparente aguas teñidas con compuestos químicos (sirva como ejemplo). Pero todo esto es por retención de las sustancias, el sistema no se deshace de ellas, las modifica (el caso del cloro y ciertos compuestos) o las retiene. El nivel de purificación que alcanzan los sistemas de filtración es bastante elevado, y es mayor cuantas más etapas tenga el purificador. Recordemos que una ósmosis normal no tiene menos de cinco etapas.

Los sistemas purificadores de agua por ósmosis inversa no funcionan por retención, principalmente deben su poder purificador a la separación. Estos sistemas trabajan a nivel de las moléculas. Siendo únicamente las moléculas de agua las que son capaces de atravesar una membrana de ósmosis. El resto de sustancias que pueda llevar el agua en disolución son separadas y expulsadas por el agua de rechazo. Este mayor nivel de purificación hace que podamos retirar del agua elementos que por filtración no es posible. Con ello podemos obtener un agua de alta pureza, sobre todo si la comparamos con el agua de entrada. Siendo el único sistema que es capaz de retirar del agua las sales de calcio y Sodio que lleve en disolución (como ejemplo). En los casos que el agua de entrada lleve un exceso de algún elemento que desaconseje su consumo, o la convierta en no potable, la ósmosis inversa disminuye estos elementos a unos niveles que pueden devolver la potabilidad al agua.

Después de todo lo anterior la elección del sistema a utilizar en nuestros domicilios solo depende de la pureza del agua que queramos obtener, y del posible exceso de cal u otras sustancias que lleve el agua de nuestros grifos y que deseemos retirar o aminorar. Recordemos que la ósmosis es el único sistema que es capaz de disminuirlos.